La evolución de las sociedades occidentales en el marco de los procesos de globalización de la economía y de rápido desarrollo tecnológico está generando cambios profundos y nuevas tensiones internas que afectan directamente al ámbito laboral.

En las sociedades occidentales, lo que los mercados y las organizaciones productivas demandan para sobrevivir y crecer en ese entorno parece entrar a menudo en conflicto con lo que las personas necesitan para asegurarse unos niveles de bienestar que hace relativamente poco eran considerados razonables, deseables y alcanzables para una amplia mayoría.

El mundo del trabajo es el escenario en el que buena parte de estas tensiones se evidencian de una forma más palpable, porque en él confluyen los procesos de evolución tecnológica, económica y social. Es además el ámbito en el que se determina la subsistencia y el desarrollo de la gran mayoría de personas de cualquier sociedad moderna.

Es indudable que si la economía y la tecnología se transforman el trabajo también ha de hacerlo y, de hecho, lo está haciendo. La cuestión fundamental es si somos capaces de anticipar esa evolución y evitar que la necesaria búsqueda de la competitividad rompa el equilibrio y la cohesión necesarios para que esa evolución pueda denominarse socialmente progreso.

Esquema de contenidos

  • 1. Presentación y análisis de tendencias
  • 1.1. Globalización y nuevas economías. Impacto en geografía, demografía y trabajo.
    1.2. Desarrollo y evolución tecnológica.
    Impacto en habilidades y empleabilidad.
    1.3. Nuevos marcos organizativos y legales. Impacto en flexibilidad, compromiso y desigualdad.
    1.4. El papel de las personas en las organizaciones del futuro.
  • 2. Condiciones para un escenario futuro de competitividad y progreso
  • 2.1. Trabajo, valor y competitividad
    2.2. Condiciones y compromisos necesarios para aunar el logro de la competitividad con niveles adecuados de cohesión social.
  • 3. Experiencias de cambio en la gestión de organizaciones y personas
  • 3.1. Gestión globalizada e internacional.
    3.2. Desafíos del Sector Público.
    3.3. Relaciones laborales y empleo.
    3.4. Máquinas, robots y personas: Industria 4.0.
    3.5. Trabajo, empleo y sociedad. Contribución de las organizaciones sociales.
    3.6. Juventud y trabajo. Convivencia generacional.

Partiremos de una serie de tendencias (1), identificadas en diversos estudios como relevantes en el proceso de transformación del trabajo a medio y largo plazo. Nuestro objetivo será analizarlas para intentar establecer en el ámbito empresarial, social y laboral algunas pautas de actuación necesarias para alcanzar un escenario futuro de progreso y competitividad (2).

Finalmente, tratándose de un congreso promovido por AEDIPE, compartiremos experiencias reales de gestión que apuntan a los cambios (3) que la transformación del trabajo va a exigir en lo relativo a la gestión de las personas y el talento en las organizaciones.